01/08/2020 LaArena.com.ar (La Pampa) - Nota

«Cítricos Pampa» es un invernadero dedicado a estas frutas


Rocío Severino y Pablo Damiani, junto a Facundo Alecha, pusieron el ojo en la innovación y hace unos meses abrieron «Cítricos Pampa», un invernadero con 24 variedades de naranjas, limones, mandarinas, pomelos y kinotos. Hacen venta y asesoría online. Las naranjas, las mandarinas y los limones están, sin dudas, en los primeros lugares de la lista de frutas que más se eligen para consumir directamente. O como jugos o como aderezos. O como las múltiples variantes que ofrecen para nutrir el organismo y refrescar el paladar. Pero, ¿es común que haya plantas de esas especies en las casas pampeanas? Rocío sí tiene un limonero y un mandarino en su vivienda y el amor por esos frutos sumado a un espíritu emprendedor inclaudicable conformaron el germen de un proyecto inédito en la provincia, «Cítricos Pampa». «Tengo fascinación por los cítricos y estaba buscando comprar más de los dos que tengo en casa, no encontré buenos ejemplares así que me contacté directamente con productores e hice una comprita para mí y otros para vender en el barrio. Nos gustó, nos llamó la atención y viajamos a Corrientes para conocer de primera mano todo e interiorizarnos. Ahí nos dimos cuenta de la altísima tecnología con la que trabajan y nos decidimos a comprar la primera tanda de plantas y fue un boom. Arrancamos en septiembre del año pasado y vendimos 75 plantas en una semana, hicimos una segunda compra de 300 y se vendieron todas», cuenta Rocío Severino (40) que junto a su pareja Pablo Damiani (38) y Facundo Alecha (31) pusieron en marcha un emprendimiento sin antecedentes en La Pampa. «Cítricos Pampa es un invernadero, no es un vivero. Cumplimos con todos los requisitos de Senasa que impone una serie de normas para poder tener cítricos en depósito. Básicamente somos una empresa de servicios, hacemos la pre y la posventa, brindamos todo el asesoramiento digitalizado. Una vez que al cliente le llega la planta a su casa tiene todos los instructivos y puede hacer consultas online las 24 horas», detalla Pablo, rodeado de cientos de plantas de distintos tamaños, aromas y sabores. «Acá consumimos solo cuatro o cinco variedades y hay mucho que no se conoce, la premisa que tenemos, y que cuesta mucho, es contar con todas las variedades disponibles de cítricos. Existe un gran desconocimiento pero a la vez genera intriga porque hay avidez por conocer. Nosotros entregamos los catálogos y agregamos las fechas de cosecha, así podés elegir una planta de invierno o una de verano o una de ciclo completo de todo el año», agrega. Rocío y Pablo tienen un costado emprendedor que parece que nunca se toma descanso. Se hicieron conocidos en la provincia por el show musical que ofrecían, luego crearon «Conducirte», una minipyme que fabrica simuladores de manejo, y ahora se enfocaron en un proyecto que cuenta con toda la logística y el desarrollo virtual que permite, por un lado, la entrega a domicilio y, por otro, brindar toda la información y el asesoramiento en las redes sociales de Cítricos Pampa. Promos «Esto claramente empezó por el amor de Rocío a las plantas, y después vimos que había un nicho, una demanda a la que satisfacer. Cuando arrancamos nos dijeron que estábamos locos y hoy tenemos 3 mil plantas. El invernadero tienen una capacidad para 5 mil y en septiembre planeamos tenerlo completo, queremos armar el centro de distribución más grande del centro del país, tanto para minorista como para mayorista, y hoy comercializamos con viveros y con otras provincias. Lo que hacemos es asesorar tanto a un viverista como a una persona que compra una plantita. Tenemos unas 24 variedades de cítricos: las de naranjas, las de mandarinas, de pomelos, limas, kinotos», describe Pablo en el invernadero que se ubica en la calle Jilguero, en Toay, celular 2954 270386. Las plantas son traídas desde Corrientes y Entre Ríos y en «Cítricos Pampa» trabajan «de manera permanente» con los ingenieros agrónomos de esos productores. «Al principio hicimos tres viajes en poco tiempo, una locura, pero nos interiorizamos y aprendimos todo lo que nos mostraron y enseñaron. Seguimos trabajando de esa manera y hoy, por las circunstancias de la pandemia, no pueden venir ni viajar, así que lo hacemos de manera virtual». La firma ofrece distintas promociones como la opción «Guardería»: el cliente compra las plantas y quedan en el invernadero hasta la primavera. Allí crecen con todos los cuidados y eso permite otra velocidad en su desarrollo. Otra posibilidad es el enmacetado de la planta, ya lista, para que quien la reciba solo decida donde tenerla. «Estamos en una zona donde los cítricos no son algo habitual, y lo que vemos es que a mucha gente se le despertó el interés a partir de la comunicación y la difusión que hacemos. Nos han contactado de chacras, clubes, sindicatos, asociaciones. Ya tenemos clientes que nos han comprado hasta seis veces, por eso trabajamos mucho en la innovación. A las plantas las segmentamos como se hace con el talle de la ropa, el M es standard, las L necesitan más tiempo y las XL de cuatro a cinco años para su crecimiento. Son las distintas edades de las plantas para que la gente pueda elegir». Proyectos Pablo está cargo de la organización general de la empresa, Rocío en la parte de ventas y Facundo en comunicación. El crecimiento exponencial que tuvo el emprendimiento (venden a una gran cantidad de localidades pampeanas y también a Neuquén y provincia de Buenos Aires) generó nuevas ideas y proyectos, más allá de un contexto general tan complicado como el actual. «Estamos buscando un predio mucho más grande para poder hacer producción de fruta orgánica, buscamos diez hectáreas porque vamos a hacer un centro de distribución por una parte y por otro la fruta orgánica. También queremos crear un espacio para el turismo y para los chicos de escuelas y colegios, que puedan ir y saber de qué se trata el crecimiento de una planta», cuentan con un entusiasmo contagioso. Con muchas ganas de sacarle el máximo jugo a su espíritu emprendedor. Software con sello propio En «Cítricos Pampa» desarrollaron un software propio de gestión integral que sirve para todo el manejo de las plantas. «Esto nos permite tener el control del ingreso de las plantas al invernadero, nos permite un trabajo organizado y un seguimiento estricto de cada paso. Es un sistema que nos llevó muchos meses pero nos da la chance de tener el ojo en todo el movimiento que tenemos con los proveedores y demás. Y todo está pensado para poder desarrollar una franquicia a nivel nacional, que sería el final de todo este proyecto».

#14808263   Modificada: 01/08/2020 12:42 Cotización de la nota: $10.996
Audiencia: 6.567



Acceda a la nota web del medio

  
www.ejes.com | Leandro N. Alem 1110 - Piso 7° - CABA | TE. 5352-0550